Tener un perro es muy bonito y, aunque no lo parezca a primera vista, te aporta muchas cosas buenas en tu vida, pero tenemos que tener en cuenta que como nosotros también pueden correr riesgos. Entre estos riesgos existen los accidentes.

Las mascotas pueden sufrir un accidente y la mayoría de nosotros cuando adoptamos o compramos un perro no conocemos las causas que pueden llevar a esta situación.

Hay que tener en cuenta que hay situaciones en las que podemos intervenir y solucionar el problema en el mismo momento y otras que no podremos hacer nada si antes de que suceda no vamos con precaución.

Accidentes más comunes del perro

Existen una serie de accidentes que debemos conocer con antelación para así evitar que pueda suceder o, por lo menos, ser conocedores de algo tan importante como es este tema.

Entre los accidentes el más común es el atropello, es uno de los accidentes que más se producen en vías públicas. La causa de este accidente es tan sencilla como tan fácil de evitarla, se debe a la insana costumbre de llevar al perro sin la correa reglamentaria. Es frecuente pensar que no le va a suceder nada porque se está pendiente del animal, o este es obediente, pero en un simple segundo puede ocurrir y algo que se podía evitar acabe en tragedia. No solo eso, sino que el perro puede tener traumatismos fuertes e intensos que hacen que el animal quede con lesiones irreversibles. Además existe una reglamentación municipal que obliga a llevar al perro con cadena.

Otra de las causas es dejar el perro suelto por el parque, no solo por el posible atropello como en el caso anterior, sino que la ingestión de hierbas es muy habitual y hay que tener en cuenta que las hierbas y plantas, dependiendo de la época del año, pueden estar fumigadas con insecticidas o abonadas. Esta ingestión puede acarrear graves intoxicaciones.

También soltar a los perros por el parque con total libertad muchas veces hace que unos con otros se enfrenten y se produzcan peleas entre ellos, lo que puede llevar a que se hagan lesiones mutuamente como arañazos, mordeduras en zonas delicadas o dentelladas.

Algo que no podríamos imaginarnos es que soltar objetos a nuestro perro hacia el mar sería peligroso. Puede resultar peligroso cuando pensamos que es buena idea ir en días de mal tiempo, ya que no hay gente, a la playa para que nuestro perro disfrute. Lo más frecuente es que a días de mal tiempo haya corrientes marinas y estas puedan arrastrar a tu perro cuando se introduce en el mar para alcanzar el objeto. Lo más conveniente es ir a zonas de playa que no habitué la gente y en días de sol.

Por otra parte, es muy importante vigilar y tener cuidado con lo que come nuestro perro. Es muy habitual que se produzcan ingestiones de medicamentos con cualquier descuido de dejarnos el medicamento en un lugar inadecuado. También hay que saber que alimentos pueden provocar una mala ingestión al animal.

Por todos estos motivos debemos concienciarnos y ser conocedores de ellos, porque nuestro perro también puede correr riesgos graves, y siempre que esté de nuestra mano debemos evitarlo.