En la Comunitat está aumentando progresivamente los insectos en estos últimos años, lo que conlleva a picaduras y molestias variadas para los ciudadanos valencianos.

Con el comienzo del mes de mayo es la época más crítica para este tipo de ataques, especialmente preocupan dos insectos a los expertos y nos hacen estar en alerta, las garrapatas y las termitas, las cuales han desarrollado una gran evolución últimamente y se han expandido mucho más por la región valenciana.

Se encuentran principalmente en los grandes núcleos urbanos, gran parte en la parte costera y en segundo foco se hallarían en las zonas de interior.

Todo ello lo corroboran los datos obtenidos por la Consellería de Sanidad, las picaduras de insectos han aumentado en los últimos años. En 2018 ya supusieron un 50% más de las registradas en el año 2014, y cada vez va aumentando más.

El lugar preferido de las termitas es el casco viejo de la parte costera valenciana, gracias a la humedad por la cercanía del mar y las estructuras de viviendas antiguas, se alimentan de madera y hacen importantes daños en las estructuras y edificios. Se han visto mucho más afectadas las calles Caballeros y Serranos, y las zonas de Bailén y Convento Jerusalén, en las que se ha tenido que rehabilitar las edificaciones para poder evitar un posible derrumbe.

Los casos suelen ser edificaciones de no menos de un siglo de existencia y sin garaje en la zona interior, donde hay mayor madera, ya que las termitas atacan las vigas de este tipo de material de los inmuebles antiguos en lugares con humedad.

La cuestión de que no se suelen encontrar plagas de termitas en los edificios con garaje, viviendas más nuevas, y en el resto sí es porque están construidas directamente sobre el suelo, no tienen forjado sanitario, y es de esta forma como hay más termitas.

Para ellas es fácil el acceso gracias a la humedad que sube por las paredes y así, se alimentan de la estructura de madera de los edificios. Es por ello que las zonas más afectadas de la ciudad suelen ser donde hay edificios y viviendas más antiguas que han sido construidas de esa forma.

La zona más afectada es Ciutat Vella, donde hay gran parte de los edificios afectados por este problema, aunque son pocos los edificios totalmente deteriorados.

Es muy complejo acabar con las termitas en el casco antiguo por la humedad que se concentra allí, viviendo estos insectos en el subsuelo más humedad todavía encuentran y es donde causan estos graves problemas.

Además, hay mucha dificultad para poder detectarlas, ya que viven en el subsuelo y cuando comienzan a “comer” y a destrozar todo ya es demasiado tarde porque te das cuenta cuando ya es algo evidente.

Todo porque se comen directamente la cabeza de la viga, pierde fuerza y ya se viene abajo, es un total desastre y además, van por el interior de la madera por lo que comienzan por dentro del material, y no es visual el desastre hasta que ya no hay remedio contra ellas.

Se trata de un asunto bastante grave, ya que se ha llegado a desalojar edificios, que además también afecta al interior de las viviendas con marcos de las puertas corroído. No solo Valencia se encuentra afectada por este problema, ya que continúan la lista las ciudades de Madrid y Barcelona, según el estudio de EZSA Sanidad Ambiental.

El problema de las termitas se sitúa en la zona costera, pero en la zona interior de la Comunitat hay otro problema de plaga que se está extendiendo, las garrapatas.

Suelen encontrarse en zonas rurales por el contacto que tienen con los animales y de esa forma se van desarrollando, pero no sólo provocan picaduras en los animales, sino que también hay casos de picaduras en las personas.

En muchos de los casos puede llegar a ser de gran gravedad porque las picaduras por parte de las garrapatas pueden llegar a transmitir enfermedades. La población de Jalance es una de las más afectadas por ser zona rural junto a los municipios de Cortes de Pallás y Jarafuel.

Los principales motivos del aumento de las garrapatas es porque la cabra montés las llevan pegadas al cuerpo y cuando salen de la reserva se acercan a zonas urbanas, por lo que pasa a estar en contacto con las personas y animales que habitan las ciudades.

Algunas de las picaduras pueden provocar fiebre incluso transmitir alguna enfermedad que obtiene la propia garrapata, pero de forma habitual suele ser una inflamación localizada con algo de picor y dura unos días.

En los animales sucede lo mismo, y son quienes suelen sufrirlas de forma habitual, en las personas no es algo muy normal si no es que han estado en el campo o cerca de algún río.

Los perros, por ejemplo, suelen coger alguna garrapata al salir a caminar o a hacer alguna actividad fuera de la zona urbana, aunque en esta misma zona es donde también se suelen encontrar y los animales domésticos cogen las garrapatas.

La época en la que hay que estar alerta sobre este tipo de insectos, es con el comienzo de la primavera y la subida de temperaturas, también suelen encontrarse el foco de las garrapatas en cursos de agua o pequeños ríos.

Se prevé que en los próximos años todavía va a ir toda esta situación a más. Por querer cuidar el medio ambiente y utilizar menos u otro tipo de biocidas, puede que vaya habiendo más especies invasoras como los insectos comentados.

Además, por las temperaturas que hay más elevadas durante todo el año y no hay esas temperaturas frías en invierno como hace años, el cambio climático, los insectos ya no se mueren con el frío, por lo que están más tiempo entre nosotros y además tienen más meses de margen para criar, este motivo es esencial en el aumento de este tipo de plagas en nuestras ciudades.

Esperamos que os haya ayudado esta información para manteneros en alerta sobre este tipo de plagas que tenemos tan reciente en nuestras ciudades valencianas. Siempre teniendo en cuenta para nuestros animales y mascotas todos los factores externos a los que están expuestos.