Los bozales para perros son una herramienta que en casos de la vida cotidiana puede ser de uso necesario en ciertos momentos. En algunas situaciones son obligatorios, esto sucede cuando los caninos son catalogados por la Ley como potencialmente peligrosos. De igual forma, cuando queremos subirlos a un medio de transporte público como el tren o metro. Inclusive puede ser de gran necesidad cuando se deba realizar una cita en el veterinario o en el caso de un perro agresivo. 

Como hemos venido hablando con anterioridad, existen dos tipos principales de bozales para perros que son los de cesta y los de tubo. En este artículo podremos aprender sobre las diferencias que poseen, la manera correcta de colocarlos y cual es el adecuado para tu mascota.

Bozales para perros

Bozales de cesta

Comparamos los distintos bozales para perros

Fuente: https://www.expertoanimal.com/dejar-al-perro-solo-en-casa-con-bozal-es-bueno-22680.html

Los bozales para perros pueden ser de plástico, metal o cuero. Su característica más distintiva es la de tapar en su totalidad la boca del perro impidiendo así que el perro muerda pero, no lo  limita a abrir la boca y  jadear. Dependiendo del tamaño de las rejillas también pueden comer y beber, inclusive hay algunas variantes que poseen una especie de tapa en la parte delantera en el que se pueden introducir premios de comida.

Estos son catalogados como el tipo de bozal más seguro, hacen que no exista acumulación de saliva y presentan una buena ventilación. Sin embargo, desde un punto de vista estético los dueños del perro prefieren los de nylon ya que los de cesta suelen ser más llamativos y dan una peor impresión en cuanto al comportamiento del animal.

Cuando no existe un buen ajuste de los bozales para perros al tamaño del hocico, este puede generar roces en la zona dorsal. Para prevenir esto, existen algunos bozales que incorporan una tira de material suave o cuero.

Bozales de tubo

Comparamos los distintos bozales para perros

Fuente: https://www.juguetesparaperros.site/accesorios-para-perro/cuales-son-los-bozales-permitidos-para-perros/

Denominados también como bozales de “nylon o tela”, son blandos su material de fabricación es variado: los hay hasta de cuero.

Se distingue por por tener una forma cilíndrica o de tubo abierta por la parte de adelante. Para que sean eficaces estos bozales para perro, tienen que ir ajustado al hocico del perro. Muchos de estos presentan un velcro para adaptar mejor el hocico de tu mascota, esto hace que le sea bastante difícil abrir la boca, por lo que se le hace imposible jadear.

El jadeo es  una acción fundamental para poder regular la temperatura que tiene el cuerpo y toma mayor relevancia cuando hay calor en el ambiente, cuando está realizando actividades físicas o situaciones que le suponen estrés.

También, al no tener capacidad de abrir la boca, el perro esta limitado por lo que no puede beber y no podría comer ni recibir premios de comida, por lo que perdemos la oportunidad de hacer uso de estas acciones para poder realizar entrenamiento que nos ayude a modificar la conducta de nuestra mascota mientras este utiliza el bozal.

Además, si nuestro perro vomita por circunstancias externas y está utilizando el bozal de tubo puede generar un alto riesgo para la salud del animal.

Es por ello, que al tener tantas complicaciones su uso se limita a casos puntuales, donde sea por un corto periodo y bajo la supervisión de alguien, un ejemplo claro puede ser para una visita veterinaria.

¿Cómo elegir los mejores bozales para perros?

Primero, debes tener en cuenta las características de tu mascota, el tamaño y la forma del hocico. Si el tamaño de los bozales para perros son muy grandes y no se ajusta al perro, se lo podría quitar con facilidad y no cumpliría con su función. En el caso del hocico, debemos saber que la mayoría de los bozales han sido fabricados para aquellos que tienen un hocico alargado.

¿Qué tipo de bozales para perros prefieres para tu mascota?

Anicura constitución