La iguana es uno de los reptiles más comunes en el ámbito doméstico. Pero este animal, requiere de ciertos cuidados básicos que debes de conocer si quieres tener uno en casa.

Pero antes de entrar en materia, vamos a comentar ciertas características que también deberás de tener en cuenta:

En primer lugar, es importante conocer el tamaño que puede tener una iguana. Con los años, este reptil llega a pesar entre los 6 y 8 kilogramos y medir 2 metros de largo. Por lo que es muy importante considerarlo ya que, si no disponemos del espacio recomendado, es mejor que optemos por otro tipo de mascota.

Pero si no dispones del espacio requerido y aún así te encantaría tener un reptil similar, puedes barajar varias opciones parecidas a la iguana como son:

  • El Gecos leopardo
  • El Gecos diurno
  • El Hidrosaurios
  • La Pogona
  • Y el Falso Camaleón

Con todo ello, si estás decidido a comprar una iguana, te proponemos algunos consejos para mantenerla en las mejores condiciones:

Hábitat adecuado de la Iguana

Es sumamente importante para tener una iguana en casa disponer de un terrario amplio. No escatimes con el tamaño, así no tendrás que ir cambiándolo conforme vaya creciendo, además cuanto mas grande mas cómoda y segura estará.
En cuanto a los factores a tener en cuenta que debe de contar su hábitat serán la temperatura y la iluminación:

En primer lugar, hablaremos de la temperatura. Estos reptiles son animales ectotérmicos, lo que significa que su temperatura corporal dependerá de la temperatura del ambiente donde se encuentren.
El terrario debe de estar entre los 24 ºC y los 30 ºC (siendo los 28 ºC la temperatura recomendada). Además, la humedad también es importante y debe oscilar entre el 70% y el 85%.

Para lograr esa temperatura, puedes utilizar distintas fuentes de calor como son:

lámparas infrarrojas, lámparas de cerámica, lámparas focales diurnas, cables térmicos o mantas térmicas.

Otro factor importante es la iluminación. Las iguanas requieren, para la asimilación del calcio, de luz ultravioleta. Por tanto, el espacio donde se encuentre requiere de una luz fluorescente para reptiles.

Por último, decóralo con ramas y estantes con distintas alturas para que pueda trepar y camuflarse cuando lo desee simulando así su hábitat natural.

Alimentación de la Iguana

Las iguanas tienen una dieta herbívora por lo que su alimentación estará compuesta por frutas, hortalizas y verduras.

La dieta debe de ser mayoritariamente de verduras puesto que las frutas, por su contenido en azúcar, deben de consumirla con moderación siendo lo más recomendable una vez a la semana

Por ejemplo: brócoli, rúcula, canónigos, champiñones, tomate, pepino, guisantes, calabaza, escarola, remolacha, acelga, cilantro…
Y en cuanto a frutas: manzanas, dátiles, uvas, kiwis, higos, fresas, melón, pera, mango…

Por otro lado, la suplementación de calcio y vitaminas está también recomendada para su salud. La cantidad dependerá de la edad de nuestra iguana siendo diaria cuando son más pequeñas y cada 3 o 4 días en la edad adulta.

También existe un pienso específico para iguanas el cual además tiene niveles óptimos de vitaminas y minerales por lo que no se necesita de suplementos adicionales.

Pero al igual que existen todos estos alimentos recomendados, también hay alimentos que le harán un flaco favor a tu iguana:

  • Carne y pescado
  • Insectos
  • Espinacas, zanahorias, espárragos y remolacha
  • Cebolla, ajo y puerro

La higiene de la Iguana

Es otra de las variantes importantes para mantener a tu iguana en buenas condiciones.

El terrario debes de limpiarlo cada semana y los recipientes cada vez que pongas agua y comida. El suelo debe de tener una base de sustrato y también deberá de cambiarse a menudo.

Con todo ello, si has decidido finalmente tener una iguana como mascota, sigue estos útiles consejos para proporcionarle unos cuidados óptimos, te lo agradecerá.