Si tienes un gato este artículo te será de gran ayuda. Hablamos de los rascadores para gatos, un objeto necesario por diversas razones y que es de gran ayuda según las necesidades que tenga nuestro gato.

Principalmente el motivo esencial por el que se utilizan rascadores para gatos es para aliviar el instinto salvaje que tienen en su interior debido a su pérdida de contacto con el hábitat natural, y muchas veces eso provoca que causen daños a elementos de la casa.

Pero debemos tener en cuenta que son gatos y tienen ciertas necesidades que deben satisfacer como arañar, explorar o subirse por cualquier lado. De ahí nacen los rascadores para gatos, para complacer estas necesidades gatunas y evitar que nos lleven algún que otro disgusto.

¿Cómo acostumbrar a tu gato a usar rascador?

Una de sus necesidades básicas es rascar, lo necesitan para eliminar las capas superficiales de las uñas, estirar sus músculos o marcar territorio. Por eso es necesario buscar una alternativa para saciar estas necesidades, ya no solo por lo comentado anteriormente, sino que muchas veces al contemplar destrozos de muebles o de objetos obliga a los dueños del gato solicitar quitar las uñas del animal.

Para conseguir que nuestro gato se normalice al uso del rascador debemos acostumbrarlos desde bien pequeño, ya que el hábito de rascar suele comenzar entorno a los 2 meses, por eso es idóneo que desde pequeños se habitúe al uso del rascador. Aunque si el gato ya es adulto, no te desanimes, mediante entrenamiento puedes conseguir el mismo resultado.

Es primordial elegir un rascador adecuado, por tanto debe ser estable y rígido ya que los gatos antes de vivir en una casa habitan en los árboles, postes, etc. Por eso debemos prestarles una superficie rígida y segura para que no exista el peligro de caída si el gato sube. También debe ser suficientemente alto y ancho ya que no sabes como le gustará más al gato rascar, si horizontalmente o verticalmente, y en ambos casos debe ser amplio y alto.

Es importante la textura del rascador porque dependiendo de los gustos del gato se declinará por una textura o por otra, como por ejemplo hay gatos que prefieren moqueta y otros cartón.

Otro de los trucos para acostumbrar a tu gato es ubicar el rascador en un lugar adecuado y que acostumbre a habitar. Además también debemos tener en cuenta que el gato utilizará el rascador como marcaje de territorio, por eso si colocamos el rascador en un lugar de difícil acceso o escondido será muy difícil que llegue a utilizarlo.

Por último, una vez hayas cumplido estos pasos lo más importante es enseñarle. Por eso es primordial la creación de estímulos positivos como es darle premios cada vez que va al rascador o colocarlos en el mismo rascador. Así asociará el rascador como un premio y por instinto se habituará a utilizarlo.