Situándonos en pleno verano y con la llegada del calor, las mascotas pueden verse afectadas. Y aunque algunas incluso se resientan más que otras por su tipo de pelaje, existen varios cuidados comunes a todas ellas que deberemos de tener en cuenta.

Pero además no solo nos referimos a los cuidados que debemos proporcionarle como consecuencia del calor, si no que, los cambios de horario, rutinas o de casa, debido a la adaptación que supone, pueden afectarle emocionalmente:

  • Cuidado con el sol: debemos de estar atentos y no podemos dejarles en un sitio que no disponga de sombra puesto que esto, puede conllevarle no solo a la deshidratación o quemaduras solares, sino a un golpe de calor.
  • La hidratación es fundamental: es sumamente importante que dispongan del agua suficiente para tomarla cuando la requieran, pero además debemos de tener en cuenta en mantener esa agua limpia puesto que el calor ayuda a la proliferación de bacterias.
  • Evita los lugares poco ventilados: las mascotas no transpiran como nosotros, y que se encuentren en una habitación sin ventilación o incluso en un coche no es una buena opción.
  • El ejercicio debe de ser moderado: sobretodo deberemos de poner especial atención a las horas más cálidas del día, será mejor evitarlas puesto que su sistema de regulación de temperatura no es como el nuestro.

En cualquier caso, sería muy recomendable llevar un bebedero portátil para que beba agua cuando lo necesite ¡te lo agradecerá!

  • Cuidado con sus patitas: el calor calienta el cemento, la arena, las piedras y el asfalto exponiendo a las almohadillas de nuestros amiguitos. Por lo que es recomendable dar paseos en las horas con menos calor.
  • Báñalo: aunque te ponga esa carita de “ahora no por favor”, es súper recomendable para que regule la temperatura corporal en las horas más calurosas y así también podemos mantenerle la piel limpia.
  • Un recorte de pelo no viene nada mal: y es que sobretodo si nuestra mascota es propensa a tener el pelo largo o mucha cantidad, es ideal realizarle un buen corte de pelo. Pero sin pasarnos, puesto que éste también le ayudará a proteger la piel del sol.
  • Ojo con los golpes de calor: es considerada una urgencia grave, por lo que no dudes en acudir al veterinario si presenta alguno de los siguientes síntomas: temperatura corporal superior a los 42º, taquicardias, jadeo excesivo, lengua pegajosa y decolorada o demasiado oscura, estupor y tambaleo o diarrea y vómitos.
  • Mantener su espacio y ciertas rutinas: para que las vacaciones no le afecten emocionalmente, sigue siendo relevante que mantenga un espacio propio donde comer y descansar o dormir. Además, tener ciertas rutinas similares a las que tenía también es importante.

Pero… ¿y si no nos podemos hacer cargo en algún momento de nuestro compañero favorito? Si no puedes llevártelo de vacaciones, nosotros tenemos esta serie de consejos:

  • Lo primero es no dejar sola a tu mascota. Aunque puedan estar acostumbradas a estar varias horas solas al día por motivos laborales o de ocio, no es recomendable dejarlas más tiempo solas.
    Pueden sufrir mucha ansiedad y frustración y diversos problemas de salud por falta de alimentación o de aguantarse la orina más de lo habitual.
  • Debes de elegir siempre personas de confianza que realmente puedan hacerse cargo: al final nuestro mejor amigo es alguien más de la familia y queremos que esté bien cuidado si no le podemos atender nosotros.
  • Si en su lugar, optas por dejarlo en una residencia de mascotas, es importante que elijas bien y tengas buenas referencias. El lugar escogido debe de tener todas las licencias y documentación en regla.
  • Otra opción por la que siempre puedes optar es elegir un cuidador profesional. Además, si antes de tener que dejarle con él, puede realizar visitas previas para que vaya conociendo a tu mascota, se podrá acostumbrar a su presencia y ya le resultará del todo familiar cuando le dejes a su cargo. De esta manera sentirá mayor confianza para poder quedarse con él, evitando así la ansiedad.
  • Acuérdate de sus juguetes: sea cual sea el lugar escogido para que pase esos días lejos de ti, es recomendable que tenga algunos de sus juguetes favoritos. Éstos le recordarán a ti y a su hogar y le ayudarán a su rutina diaria.

Si tenemos en cuenta todos estos consejitos, ¡tu mejor amigo podrá disfrutar de las vacaciones tanto o más que tú!