Las tortugas de agua son uno de los reptiles más bonitos que existen, además se han convertido en una excelente mascota para quien desee tener una mascota exótica pero fuera de peligro.

Si estás pensando en adoptar una mascota, una tortuga de agua es un animal excelente y maravilloso tanto para niños, adolescentes  o adultos. Además cada vez más familias tienen una, o más de una, en sus hogares.

Aunque sea un animal tranquilo, como cualquier mascota necesita de unos cuidados, es por eso que deberás contraer obligaciones y responsabilidades respecto a ella. Un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de tener una tortuga es la forma en la que se compra, ya puede ser comprarla a través de una tienda de mascota o acuario local; o bien puedes adoptar la tortuga, con eso puedes salvar la vida de una tortuga.

Otro aspecto a tener en cuenta antes de tener una tortuga es informarse sobre la especie en cuestión, como por ejemplo el tamaño y la longevidad. Y sobre todo es importante no dejar a la tortuga abandonada en caso de no querer seguir cuidándola, es por eso que se recomienda llevarla a lugares de recogida.

¿Cómo cuidar a tu tortuga de agua?

Es importante saber que el cuidado de estos pequeños animales no es sencillo, además si se tiene una supervisión atenta  en la tarea de su cuidado puede que la tortuga llegue hasta una esperanza de vida de 50 años.

Las tortugas de agua son reptiles relativamente resistentes, por eso requieren de ciertos cuidados que habitualmente se suelen desconocer.

En cuanto a su habitáculo, las tortugas requieren de un acuaterrario, estanque o acuario para tortugas. Es importante colocarlo en un lugar seguro, visible y estable, además debe estar alejado de ruidos fuertes  que puedan perturbar a la tortuga. El acuaterrario deberá constar de dos zonas:

  • Zona Acuática: en esta zona es donde más tiempo pasará la tortuga, por eso es importante que sea el más grande.
  • Zona Seca: en esta zona es donde las tortugas pueden tomar el sol para calentarse y recibir así rayos ultravioletas. Es esencial que esta zona esté conectada con la acuática por una rampa para que la tortuga pueda acceder.

En cuanto al agua del acuaterrario debemos tener en cuenta de la importancia de cambiar el agua y de la constante limpieza, dado que las tortugas son unos animales que ensucian mucho el agua debido a la gran cantidad de desechos que producen.  Si disponemos de un filtro en el acuaterrario esta tarea se facilita ya que no hará falta cambiar de agua tan frecuentemente.

Puede ser que el agua del grifo con la que llenas el acuaterrario contenga cloro, si se da el caso se debe eliminar dicho cloro del agua. Existen dos vías para eliminar el cloro, una es dejando el agua reposar hasta 24 horas antes de introducirla  en el acuaterrario o utilizar algún producto que elimine el cloro.

En cuanto a la iluminación, normalmente las tortugas irán a la zona seca a tomar el sol. Esa luz es natural y, por tanto, es la mejor iluminación y lo ideal sería que estuvieran entre 2 o 3 horas bajo esa luz. La luz ultravioleta (UV), es la luz más importante ya que es necesaria para que las tortugas obtengan vitamina D3.  Existen tubos fluorescentes o lámparas especiales para obtener este tipo de luz, como la lámpara UV-B que es necesaria para nuestra tortuga.  Junto a esta lámpara es necesario poner una bombilla de calor sobre la zona seca para proporcionarle calor.

La temperatura es otro factor importante en el cuidado de tu tortuga, a este tipo de tortugas les gustan las temperaturas que rondan entre los 20º y los 30º, pero debemos tener en cuenta que la temperatura  idónea en el agua sería entre 25º y 28ºC. La temperatura ambiental debe ser superior, aunque sin pasarse, a la del agua para así no sufrir cambios bruscos de temperatura.

Las tortugas de agua generalmente son animales omnívoros, es por eso que su alimentación se basa en carne, pescado y vegetales. Lo conveniente es que lleven una dieta equilibrada para que así tenga todas las vitaminas y nutrientes. A pesar de la dieta variada y equilibrada, el alimento base debe ser un pienso especial para tortugas, este alimento consiste en lombrices de tierra, caracoles o fruta.

También es importante aportar alimento vivo ya que estimulará los sentidos de las tortugas, en este caso podrían ser grillos o escarabajos.  Los vegetales también son un buen complemento en este caso entraría la lechuga, zanahoria, el pepino y las plantas acuáticas. En cuanto a las veces que se le debe de dar de comer a la tortuga depende de la edad que tenga, es por eso que cuando esté en una etapa de frecuencia juvenil será una vez al día, en frecuencia subadulto cada dos días y en frecuencia adulto dos veces a la semana.

Estos son algunos de los consejos que te damos desde Hospital  Veterinario Constitución para que tu tortuga de agua este de la mejor forma posible. Además es muy importante cuidar de ella y seguir dichos pilares fundamentales y consejos para su cuidado para que este feliz, sana y en buenas condiciones.