Los gatos son uno de los animales que más se tienen como mascota en muchos hogares, ya sea por ser tan adorables, por su aspecto suave y acogedor o por ser animales fieles, aunque parezca que vaya a su bola.

Muchos estudios demuestran que tener una mascota es beneficioso para las personas ya que les aporta felicidad, aunque se tiene que tener en cuenta que ellos también requieren de unos cuidados y atenciones diarias. Está comprobado que los gatos son muy cariñosos y tienen un gran carácter, pero también tienen una gran interdependencia.

Una de las características más curiosas de los gatos es que gracias a su olfato se comunican, estos olfatean a su amo y son capaces de saber todo lo que ha hecho. ¿Increíble verdad? Puede ser que el gato capta un olor extraño y eso le haga mostrar como un pequeño rechazo hacia su dueño pero esto no es problema, ya que con una buena convivencia el gato puede habituarse a ciertos aspectos de la vida de su dueño, y viceversa.

Es muy importante marcar las reglas del juego cuando se tiene un gato, por ello se debe establecer una relación entre gato y persona para evitar que el animal haga lo que le plazca.  Estas reglas dependen del estilo de vida que lleve el dueño o los dueños, pero sobre todo hay que marcar normas de higiene y ciertas consideraciones acerca de los muebles y elementos del hogar.

Pero tenemos la suerte de que los gatos son animales de fácil adaptación y, sobre todo, una gran capacidad de aprendizaje.  Para poder hacer llegar el mensaje al gato lo primero es comprender cómo piensan los gatos, para así saber cómo llevar mejor la labor de aprendizaje.  El rasgo principal del gato psicológicamente es que no puede trasladar una experiencia vivida a otra situación distinta, es decir, si tu expulsas varias veces a tu gato de la mesa el gato sabrá que no puede subirse encima de la mesa, pero no lo trasladará a que no puede subirse tampoco encima de la mesa de la cocina por ejemplo.

¿Cómo educar a un gato?

Desde Hospital Veterinario Constitución te damos algunas claves y consejos para que la tarea de educar a tu gato sea un éxito.

  • Reaccionar siempre del mismo modo:

No se recomienda si debe reñir a su gato que sea cada vez de una forma distinta a la anterior, ya que lo único que conseguirás es desorientarlo totalmente. Por eso es importante emplear siempre la misma expresión para que su gato se habitúe a esa frase y sepa que cuando la oye es que le está riñendo.

  • Reacción inmediata:

Los gatos tienen una peculiaridad y es que solo relacionan una mala experiencia con algo que se ha hecho en ese mismo momento. Si riñe al gato una hora después de haber hecho algo mal, el gato lo relacionará con alguna acción que está haciendo en ese mismo momento no con la que ha hecho mal hace una hora.

  • Premiar al gato cuando se porta bien:

La única forma de estimular al gato cuando hace algo bien y quieres que lo vuelva a repetir es premiándolo. La recompensa ya puede ser algo comestible, una caricia o jugar con él.

  • No asustar al gato:

Cuando se tiene un gato hay que tener muy en cuenta que son animales muy sensibles, por eso es primordial hablarles siempre con voz suave. También es recomendable evitar que se produzcan algún tipo de ruido o gritos que puedan alterarlo.

  • Utilizar las mismas palabras:

Se aconseja siempre utilizar las mismas palabras y las mismas expresiones hacia el gato, de esta forma conseguirás que se habitúe  a ellas y sea más fácil su aprendizaje.

Si optas por comprar o adoptar a un gato es bueno tener en cuenta este par de consejos para conseguir una buena convivencia con el animal. Además los gatos son animales bastante inteligentes y que aprenden en muy poco tiempo las costumbres que les enseñan, también es importante que esta educación comience cuanto antes.