¿A quién no le enternece ver a un cachorro y le entran ganas de acariciarlo o mimarlo? La mayoría de veces cuando se compra o se adopta un perro siendo un cachorro se le malacostumbra a ciertas actitudes que se convierten en hábitos cuando son adultos.

Los cachorros desde el momento que abren los ojos viven con su madre y es difícil observar que se aleja de ella. Es en este momento cuando empiezan a desarrollar sus sentidos, inicialmente desarrollan el sentido del olfato que les ayuda a encontrar el camino hacia las mamas de su madre. Durante su desarrollo es muy importante el contacto humano, ya que al manejarlos y acariciarlos toman conciencia de la presencia de seres humanos además de notar el calor que les proporcionan con caricias.

Una vez pasados los 40 primeros días se recomienda destetar a los cachorros. Cuando llega la hora de recibir en casa al cachorro lo más normal es que empiece a olisquear todo lo que le rodea, pero esa inquietud que muestra el cachorro se puede controlar de la siguiente forma:

  • Mantén al cachorro en un área limitada de la casa, siempre hay que tener en cuenta en evitar espacios que supongan algún tipo de peligro para él.
  • Aleja cualquier tipo de producto que contenga químicos o medicamentos para que no esté a su alcance.
  • Asegúrate de que el acceso a cables o enchufes sea imposible para el
  • El cachorro debe tener a su disposición un bol para alimento y otro para agua, además de disponer de una cama para que sea su lugar de descanso y relajación.

Una vez el cachorro ya esté instalado en su nuevo hogar, es hora de empezar a educarlo y enseñarle cómo comportarse ante determinadas situaciones. De esta forma iremos generando buenos hábitos que a largo plazo agradecerás.

Es importante saber que educar a un cachorro no es una tarea fácil, ni tampoco es una tarea que dure dos días, si no que se trata de un proceso largo. Al tratarse de un animal pequeño se encuentra en un momento de su vida en el que está aprendiendo todo, por eso es mejor disfrutar del proceso junto a él y que se convierta en una experiencia llena de momentos de diversión y alegría.

También se debe tener en cuenta estar bien informado en cuanto a los cuidados y atenciones que requiere tu cachorro. Es decir, conocer qué cosas son normales y cuáles no, de esta forma será más fácil identificar si se trata de un comportamiento extraño o no.  Por último no olvides que el momento de educar a tu perro es cuando es un cachorro, por eso piensa que lo que no corrijas en esa  etapa de su vida luego más tarde será mucho más complicado.

Etapas de tu cachorro

El cachorro experimenta una serie de etapas, durante las primeras semanas de vida el cachorro necesita estar y aprender de su madre, padre y hermanos. Una serie de cosas que nosotros no podremos enseñarle, este período se conoce como período de socialización (entre las 3 semanas y las 12 semanas, lo que corresponde a los 3 primeros meses de vida).

Es por eso que para traer al cachorro a tu casa es ideal esperar a las 8 semanas de vida, aunque aún esté en la etapa de socialización ya ha aprendido lo suficiente para su correcto desarrollo.  Es clave que en las primeras semanas en casa el cachorro se convierta en un perro seguro, tranquilo y sociable, además de que es muy importante establecer entre cachorro y dueño un vínculo fuerte.

Durante este tiempo el cachorro empieza a aceptar los estímulos nuevos, tanto los buenos como los malos, por eso es importante hacer que todas las experiencias sean buenas. Una experiencia negativa podría desarrollar consecuencias en el comportamiento de tu cachorro, es importante detectar cuáles son los miedos y traumas que tienen para así tratar cuanto antes con ellos.

Aspectos a tener en cuenta para educar a tu cachorro

Cómo educar a un cachorro para que no llore al quedarse solo

Es imposible no querer quedarse todo el tiempo con tu cachorro, ¡es tan adorable! Sin embargo es cierto que deberemos dejarlos en algunos momentos solo para que se habitúe, ya que no vamos a estar siempre junto a él.  La clave para que el cachorro empiece a comprender que en algunos momentos del día va a estar solo es;  primero, reservar un lugar seguro de la casa para él, un lugar donde esté fuera de peligro; segundo, haz más salidas de lo habitual para que se acostumbre, además es bueno dejarles algún tipo de juguete para que se entretengan.

Cómo educar a un cachorro para hacer sus necesidades dentro y fuera de casa

Esta es una fase donde es muy importante tener paciencia y ser constante. La mejor clave para superar esta fase con éxito es: propiciar, evitar y controlar. Es importante propiciar un lugar provisional para que realice sus necesidades si no puede realizarlas en la calle, este lugar debe ser específico para que se habitúe a hacer sus necesidades ahí si se encuentra dentro de casa.

En el comienzo deberás llevar a tu cachorro al lugar que hayas elegido para que haga sus necesidades, los momentos clave son después de dormir, de comer y de jugar. Cuando salgas de casa también debes seguir el mismo proceso, además es importante que felicites a tu cachorro cuando cumpla con los objetivos.

Cómo educar a tu cachorro para pasear juntos

La hora de pasear es una de las más importantes en cuanto a enlazar vínculo entre dueño y perro, por eso es importante que la experiencia sea positiva desde el principio.  En los primeros meses es recomendable llevarlo con arnés y no es aconsejable llevarlo en correa extensible ya que son peligrosas, así que es mejor utilizar una correa de posiciones para que puedas tener mejor control de tu cachorro.

Ante de salir a la calle es importante practicar en casa y dar a entender a tu cachorro que debe ir cerca de tu pierna.  Otro aspecto importante a tener en cuenta es que debemos ser nosotros los que evitemos situaciones peligrosas para ellos y actuar a tiempo.

Cómo educar a un cachorro para que no muerda

En su etapa de cachorro el animal está cambiando los dientes y eso le va a producir molestias, por eso es importante que tenga juguetes que permitan que descargue su boca en ellos.  Además es erróneo el regañar al cachorro cuando encontramos algo mordido, ya que el cachorro no entiende el motivo de la riña. Por eso, la mejor opción es darle juguetes para que los muerda.

Por último es muy importante no dejar que tu mano se convierta en un objeto de juguete más para tu cachorro.

Cómo educar a un cachorro para dormir en su lugar

Muchas veces puede ser que el lugar que deseas que se convierta en zona de descanso para tu perro no sea en el que él se sienta más a gusto. La solución a este problema es observar e identificar los lugares que escoge tu cachorro para descansar. Luego solo se trata de adaptar el lugar para que pueda dormir y descansar.

Aunque educar a un cachorro es una tarea difícil y dura, al final es de lo más gratificante ya que estás forjando un futuro feliz y equilibrado a tu perro.