¿Eres un amante de los reptiles? Entonces estamos seguros que te encantan las tortugas. Estos adorables animales son uno de los animales más antiguos que existen ¡constan de hace más de 100 millones de años! Pero… ¿conoces todo acerca de ellos?

Como veníamos diciendo, las tortugas forman parte de los reptiles y se pueden clasificar en dos grandes grupos: las tortugas acuáticas y las tortugas terrestres.

En cuanto a las tortugas terrestres, son típicas de continentes como América o África, siendo de especial relevancia la zona norte de Argentina.

A continuación, os presentamos las curiosidades más llamativas de estos reptiles:

  • El caparazón de estas tortugas terrestres se encuentra formado por 50 huesos distintos y éste protege a sus órganos del exterior.
  • Estos reptiles no pueden desprenderse de su caparazón ya que su columna vertebral se encuentra fusionada.
  • A pesar de no tener cuerdas vocales como nosotros, son capaces de emitir sonidos.
  • Su lugar de origen se encuentra determinado por el color de su caparazón. Si el caparazón es de un tono más oscuro, significa que proviene de un lugar frío. Si por el contrario es de un color más claro, estaríamos hablando que procede de climas cálidos.
  • Seguro que muchos pensamos que el caparazón es como una armadura muy fuerte, pero…no. Lo cierto es que pueden sentir mucho dolor igualmente ya que además de nervios tiene riego sanguíneo.
  • ¡Ellas si saben mantener la línea! Su dieta es basicamente vegetariana: fruta, lechuga, verduras…a diferencia de las tortugas marinas que son omnívoras. Si bien la cantidad de comida va a depender sobretodo de su tamaño y deben de comer varias veces al día en pequeñas raciones puesto que su metabolismo es muy lento.
  • Si vas a tener una tortuga terrestre en casa, debes de tener en cuenta que no soportan demasiado bien las corrientes de aire frío, puesto que son animales que sobretodo necesitan calor durante todo el año.
  • Si no la ves comer o moverse mucho durante una larga periodo de tiempo ¡no te preocupes! es porque estos reptiles hibernan durante la temporada de invierno.
  • Como a muchos de nosotros ¡les encanta tomar el sol! Las tortugas terrestres, por lo general, necesitan unas diez horas diarias de luz solar. Pero si vas a tener o tienes una en casa, con mucha probabilidad será complicado por lo que tienes que poner unos tubos fluorescentes en su terrario específicos para reptiles.
  • Aunque en las tortugas terrestres su medio y modo de vida no sea el mar, por lo general beben mucha agua y también les gusta bañarse.
  • Son animales muy longevos. De hecho, las tortugas de tierra pueden llegar a vivir en torno a los 70 años.
  • Otra de las curiosidades que quizá no conocías es que no tienen dientes. Pero su boca, que está terminada en forma de pico, tiene unas mandíbulas muy fuertes.
  • Son lentas… ¿No les gusta caminar? Aunque es verdad que la tortuga de tierra es un animal lento, les encanta caminar. Por lo que es necesario que vivan en un espacio lo suficientemente amplio para que puedan vivir de la forma más cómoda posible.
    Si tienes una tortuga terrestre en casa, pero el habitáculo no es lo suficientemente grande, debes de tener en cuenta que tienes que permitir que ande por la casa a sus anchas de vez muy en cuando.
  • Y… ¿cómo respiran? Su respiración se realiza principalmente por la contracción de sus músculos abdominales los cuales funcionarían de forma parecida al diafragma y también por el bombeo de la faringe.
  • A diferencia de las tortugas marinas, las cuales poseen en sus patas unas membranas que la ayudan a nadar, las tortugas terrestres tienen unas patas más robustas con dedos más largos y fuertes que les ayudan a agarrarse bien al suelo.
  • Su cuello es extremadamente largo y flexible. Pueden estirarlo o encogerlo rápidamente según les convenga, sobretodo si sienten que se encuentran en peligro frente a algún depredador.
  • Las tortugas terrestres son animales poiquilotermos, pero… ¿qué significa? Que no pueden generar calor por ellas mismas, es decir: su temperatura corporal se encontrará condicionada por la del ambiente en la que se encuentren.

Y tú, ¿conocías todos estos datos curiosos de las tortugas de tierra?