El peligro de estas orugas se sitúa al principio de la primavera, que es cuando descienden de los pinos y formando “en procesión” se dirigen a la tierra para enterrarse y transformarse en mariposas.

Es en este momento cuando son peligrosas para nuestras mascotas, ya que llaman su atención y pueden olisquearlas o incluso darles algún lametón. Pero no solamente pueden intoxicarse a través de las orugas sino también a través de los nidos o bolsas que construyen en los pinos. También es posible que un pelo sea transportado por el viento y se les clave en el ojo generando una inflamación severa.

Los pelos de las orugas tienen una toxina llamada Taumatopenia, que genera una reacción inflamatoria muy severa al contactar con el animal, produciendo alteraciones en el riego sanguíneo de la zona que a veces produce la necrosis de la zona afectada.

Así pues los órganos afectados varían en función de donde contacte el pelo, produciendo dermatitis en caso de contactar con la piel aunque lo más normal es que genere inflamación de la lengua o nariz ya que generalmente suelen lamen u olisquear a las orugas.

Pero es hora de ponerle nombre y solución y conocer un poco más qué es la procesionaria del pino.

¿Qué es la procesionaria del pino?

La Thaumetopoea pityocampa, más conocida como procesionaria del pino, es un lepidóptero, y que se conocen comúnmente como mariposas. En este caso en su estado de larva, la cual baja de los árboles para introducirse en la tierra y en ella transformarse en mariposa.

Pasan el invierno dentro de unos bolsones como los que se pueden apreciar en la imagen de portada y no es durante la primera que las larvas comienzan a descender a la tierra y se hacen tan peligrosas para las mascotas, especialmente para los perros.

Es abundante en los bosques de Europa y se están convirtiendo en un verdadero problema y plaga en estos arrasando con bosques enteros y tal y como se puede comprobar en recientes noticias sobre las procesionaria del pino. Su nombre de procesionaria, es debido a su movimiento desplazándose en fila una detrás de otra de árbol en árbol.

¿Qué podemos hacer con nuestra mascota?

En caso de ver que nuestro animal se encuentra nervioso, tocándose la boca con las manos, salivando abundantemente y está en una zona compatible con la existencia de orugas ,lo primero es lavarle la boca con agua caliente (el calor neutraliza la toxina) o con vinagre, eso sí, sin frotar para no clavar aún más los pelos de la oruga. Inmediatamente después tenéis que acudir al hospital ya que hay que inyectarles por vía intravenosa medicamentos para frenar la reacción alérgica.

¡En caso de ver a tu perro con síntomas por la procesionaria del pino, como la salivación, o la lengua hinchada, llevad al perro a la consulta veterinaria!

¿Y con el entorno?

Las medidas básicas de prevención en este caso incluyen:

  • Evitar paseos por el monte en el periodo entre febrero y abril.
  • Podar las ramas del pino que contengan bolsas evitando hacerlos los días de viento, quemando posteriormente los nidos. Para ello nos pondremos unos guantes y gafas de protección.
  • Fumigar los pinos al final del verano-principio del otoño.
  • También es conveniente fumigar el tronco del árbol en primavera para evitar la bajada de las orugas.
  • Nunca quitar las bolsas mediante golpes o disparos, ya que se diseminan los pelos de las orugas.