El mundo está dividido por dos tipos de personas: los amantes de los perros y las personas que piensan que por tener un gato la responsabilidad es menor con el animal. Evidentemente, con estos últimos nos referimos a aquellas personas que conviven con un gato como mascota. Sin embargo puedes ser de los que pertenecen a esta segunda categoría y por lo contrario adoran los gatos.

Pero, ¿qué nos hace pensar que los perros son más cariñosos o tienen más feeling con sus amos que los gatos?

Pensar que los gatos no quieren a sus amos es una idea totalmente errónea, algo que todo dueño felino en el fondo ya sabía, pero que no se ha podido demostrar hasta ahora: los gatos nos quieren, y mucho más de lo que nos podemos imaginar.

La Universidad de Oregón (EE.UU) asegura en un estudio recientemente realizado un dato sorprendente dada la mala fama que arrastran los felinos. A pesar de la naturaleza poco social que les caracteriza, los gatos prefieren pasar más tiempo con sus amos antes que comerse un plato de comida. Los gatos aunque nos cueste creerlo nos quieren más que a la comida.

Los investigadores estadounidenses descubrieron con un experimento con un grupo mixto de 50 gatos, es decir, gatos caseros y gatos provenientes de un refugio de animales, que privándoles de interacción social, comida, juguetes y olores durante un par de horas el 50% de ellos prefirieron la interacción humana, y tan solo un 37% optó por la comida como estímulo preferido.

Un experimento que seguro que a muchos de vosotros os ha dejado perplejos, dado que siempre se ha mitificado como al felino como animal poco sociable. Sin embargo, ellos mismos nos demuestran que no estamos en lo cierto y que prefieren el contacto con sus amos que no con un plato de pienso.

Así que para cualquier duda que exista sobre si los gatos no quieren a sus amos aquí desvelamos un poco de psicología felina para que puedas entender mejor a tu gato. Desde Veterinario Constitución deseamos lo mejor para ti y sobre todo para tu mascota, por eso debes conocer plenamente al animal que tengas de compañía.