Cuando hablamos de bacterias hacemos referencia a aquellos organismos microscópicos unicelulares que viven en el medio o en la piel, vías respiratorias o tracto digestivo y urinario de animales y personas. Algunas bacterias son capaces de causar enfermedades, incluso pueden llegar a la sangre.

Normalmente, lo hacen en un número pequeño y pueden ser eliminadas por el sistema inmunitario, pero si no se puede controlar la expansión nos encontraremos ante una sepsis o septicemia como respuesta del organismo. 

La septicemia es la persistencia de microorganismos o las toxinas que estos originan en el torrente sanguíneo.  Estas bacterias llegan a la sangre de diversas formas y pueden asentarse en cualquier lugar del cuerpo al viajar por la sangre. Por ejemplo, si estas bacterias llegan al cerebro pueden producir una meningitis o si afectan al corazón estaremos ante una pericarditis. La sepsis es una patología muy grave y puede llevar al perro al shock séptico y a la muerte.

 

Causas de septicemia 

Es probable que si nuestro animal tiene algún problema dental, al manipular los dientes, las bacterias que viven en las encías o a su alrededor pueden acabar llegando a la sangre. Como la bacteria Capnocytophaga canimorsus, que forma parte de la flora natural de las encías de los canes y puede transmitirse a los humanos. 

Otra vía es el traslado de bacterias intestinales a l sangre, aunque, en este caso, la presencia de bacterias en la sangre suele ser temporal porque el organismo es capaz de controlarlas y las elimina de manera inmediata.  En un número más pequeño de casos, las bacterias no llegan a ser eliminadas del organismo. Cuando se da estos casos, la septicemia tiene más probabilidades de originarse cuando el perro está sufriendo una infección. 

Otra causa, es la realización de una cirugía en la zona en la que hay una infección o en áreas donde viven bacterias, como en el tracto intestinal. Una vía intravenosa o un tubo de drenaje también son un factor que aumenta el riesgo de sepsis

 

Síntomas en perros 

Cuando estamos ante un caso de sepsis, encontraremos diversos síntomas como:

  • Temblores
  • Fiebre, que puede llegar a ser alta
  • Debilidad 
  • Confusión 
  • Anorexia 
  • Vómitos
  • Diarrea 

Además, en los casos más graves los perros pueden desarrollar un shock séptico que se caracteriza por un grave descenso de la presión arterial, un aumento de la frecuencia cardíaca y un fallo en el funcionamiento de diferentes órganos, debido a un incorrecto aporte de sangre. Como consecuencia, los riñones dejan de producir orina, los pulmones no consiguen el oxígeno suficiente, se producen edemas y coágulos de sangre. 

Normalmente suelen sufrirlo aquellos perros con enfermedades crónicas o el sistema inmunitario debilitado. Lo causan las sustancias que genera el propio organismo para combatir la infección y toxinas de las bacterias. Los síntomas iniciales suelen ser los siguientes:

  • Desorientación 
  • Escalofríos 
  • Fiebre 
  • Calor en la piel
  • Pulso acelerado 
  • Respiración rápida 

 
Tratamiento para curar la septicemia
Es esencial empezar el tratamiento lo antes posible si se detecta alguno de los síntomas mencionados anteriormente. Para el diagnóstico, se puede establecer enviando muestras de sangre del animal al laboratorio donde se hará un cultivo que permite reproducir las bacterias presentes en el animal. De esta forma, se identifican y se puede prescribir un antibiótico específico contra ellas.

Antes de recibir los resultados, tu veterinario te recomendará una serie de antibióticos que ayudará a prevenir la bacteria que se sospeche que puede estar en la sangre creando la infección. El tratamiento durará dependiendo de la gravedad del cuadro clínico y de su causa.

Cuando se produce un shock séptico se requiere la administración de fluidos por vía intravenosa, oxígeno y medicación para restablecer el equilibrio del organismo, además de los antibióticos. 

En Veterinario Constitución estamos a tu disposición para resolver cualquier duda e informarle sobre el tema. No dudes en visitarnos, te esperamos en C/ Alcudia de Crespins 12 Bajo (Valencia).