Vamos a dar en estas líneas algunos consejos prácticos sobre la vacunación en los perros. No debemos olvidar que la administración de las vacunas es una práctica que debe llevarse a cabo tanto en cachorros como en adultos.

Consejo para vacunar a un perro

La edad ideal para el comienzo de la vacunación son los 45 días de vida, y no los tres meses como la mayoría de la gente esta acostumbrada a pensar. Esta edad es la idónea porque es el momento en el cual el cachorro comienza a perder las defensas transmitidas por la madre a través de la leche y debe comenzar a formar las suyas propias.

En cuanto a la pauta de vacunación a seguir, será el veterinario el que, conociendo el estado de salud del cachorro y las enfermedades existentes en su zona, decidirá con el mejor criterio posible. Por lo general en cachorros se aplican de 3 a 4 dosis vacunales separadas unos 15 días entre una y otra, en adultos es conveniente realizar una vacunación anual tanto de rabia como de la vacuna polivalente que incluye todas las enfermedades que citamos a continuación.

Las principales enfermedades contra las que se vacuna a los perros son las siguientes: Parvovirosis, moquillo, hepatitis infecciosa canina, leptospirosis, tos de las perreras, coronavirus y rabia.

Es importante que en el momento de la vacunación el perro goce de buena salud y no dé signos de padecer ninguna enfermedad. No olvidemos que al fin y al cabo la vacuna consiste en un virus debilitado pero que podría llegar a ser nocivo si nuestro perro se encuentra con un nivel de defensas disminuido como consecuencia de otra enfermedad.

Por esta misma razón no es conveniente bañar a los animales inmediatamente después de la aplicación de una vacuna, ya que aunque generalmente no pasa nada grave, el cambio brusco de temperatura o el estrés producido por el baño son suficientes para producir una bajada brusca de defensas que pueden hacer enfermar a nuestra mascota o bien que la vacuna no llegue a ejercer el efecto adecuado, con lo que el animal no quedará bien inmunizado.

En cuanto a los cachorros se refiere, tampoco es bueno comenzar a bajarlos a la calle hasta que no hayan recibido todas sus dosis vacunales. Tengamos en cuenta que hasta que no finalice la vacunación, el cachorro no se encontrará protegido y podrá coger cualquier tipo de infección simplemente olisqueando o incluso a veces comiéndose las deposiciones que otros perros realizan en la calle.

En cualquier caso, hagamos siempre caso de las pautas aconsejadas por nuestro veterinario y recordemos que es tan importante vacunar a animales cachorros como adultos. Las vacunas administradas durante la etapa de cachorro de animal no sirven para toda la vida ya que las tasas de anticuerpos producidas van disminuyendo con el tiempo, por eso es importante aplicar dosis de recuerdo al menos una vez al año. Estamos acostumbrados a vacunar a los animales adultos solamente contra la enfermedad de la rabia, que es la exigida por la ley, sin darnos cuenta de que hay enfermedades muchísimo más peligrosas para nuestras mascotas y contra las cuales no los tenemos inmunizados.