El mes de julio ha sido uno de esos meses moviditos en muchas de las residencias de la Comunidad Valenciana y es que los servicios de emergencias de diferentes localidades han  registrado llamadas de particulares para que personal especializado acuda a sus viviendas ante la aparición de alguna serpiente. Si como has leído bien, de serpientes.

Aunque las reacciones de las serpientes puedan ser variada, y a menudo motivadas por el miedo cerval a estos animales, no es raro que sean variadas dependiendo de la situación. Por tanto, es importante recurrir a la llamada de emergencia para informarse de lo que se debe hacer o para que un experto recurra a la extracción de la serpiente.

Suelen ser culebras bastardas, culebras de escalera y culebras de herradura, estas serpientes son las más comunes que pueden introducirse en las casas.

Tipos de serpientes

  • Culebra de agua o viperina: la culebra viperina o acuática es una culebra de costumbres anfibias. Este tipo de serpientes poseen glándulas tipo «aglifa» lo que quiere decir que está desprovista de glándulas venenosas. Su mecanismo de defensa es la expulsión de líquido pestilente por las glándulas cloacales. Su pupila es redondeada y se caracteriza por tener un diseño en forma de zig-zag que recorre la espina dorsal. Es una serpiente inofensiva pero es recomendable mirarle las pupilas detenidamente, ya que podría confundirse con la víbora hocicuda que también tiene el mismo diseño por el dorso.
  • Culebra bastarda: es un tipo de culebra que tiene glándulas venenosas tipo «opistoglifas», esto quiere decir que dichas glándulas las tiene situadas en la zona inferior del maxilar superior. Esto supone que para que la serpiente inocule veneno tiene que deglutir bastante la zona mordida, por ello es semivenenosa. Las serpientes lo que hacen es morder, no picar. Esta serpiente es muy beneficiosa por las ingentes cantidades de micromamíferos que consumen. La culebra bastarda puede llegar a medir una longitud de 2 metros y 40 centímetros, y tiene fama de ser la más agresiva de las serpientes españolas pero no es peligrosa.
  • Culebra de escalera: su nombre deriva de su peculiar dorso cuando es joven, ya que presenta un diseño en forma de escalera, unas manchas alargadas de color negro que parecen una escalera y el fondo es de color blanco. A medida que va creciendo en su dorso van apareciendo dos líneas de color negruzco que recorren la espina dorsal y el fondo es de color marrón. Es un tipo de serpiente que se caracteriza por ser muy buena trepadora y ser inofensiva.
  • Culebra de herradura: esta serpiente hereda su nombre porque su cabeza presenta un diseño en forma de herradura que le caracteriza, de ahí el origen de su nombre. A lo largo de la espina dorsal presenta un diseño de hilera de rombos y es una serpiente inofensiva. Esta serpiente es la más habitual que se cuele en tu vivienda ya que van en busca de alimentos.
  • Víbora hocicuda: es la única serpiente venenosa ya que está provista de glándulas venenosas tipo «solenoglifo» y son de elevada peligrosidad.

Por tanto, si se encuentra una serpiente en su vivienda no dude en llamar a emergencias y alejarse o evitar el contacto con la serpiente.