Muchos son los mitos que giran en torno a la esterilización de nuestras mascotas lo que provoca muchas dudas en cuanto a si en realidad, es algo positivo tanto para ellas como para tratar otros problemas como la superpoblación de los animales y en este post, nos disponemos a aclararlos.

1. Mito: Nuestra mascota tiene la necesidad de tener descendencia por lo menos una vez en su vida para mantenerse saludable

Al contrario de la creencia popular, no es cierta esta necesidad. Muchas son las personas que justifican esta afirmación al referirse a los embarazos psicológicos. Con ello, afirman que si la mascota no tiene descendencia como mínimo una vez en su vida es mucho más propensa a sufrirlos, pero no es verdad. Los embarazos psicológicos son debidos a desajustes hormonales y nada tiene que ver con la esterilización.

2. Mito: La esterilización provoca obesidad a la mascota

Según como se mire, podría convertirse en realidad. No es cierto que la esterilización en sí misma provoque obesidad siempre que le proporcionemos un estilo de vida y alimentación saludables. Pero por otro lado, al disminuir los niveles hormonales y la actividad sexual el cuerpo consume menos cantidad de energía y si no se acompaña del estilo de vida que acabamos de comentar sí podría desencadenar en problemas de peso.

3 Mito: La cirugía para llevar a cabo la esterilización comporta diversos riesgos

La operación para esterilizar a nuestra mascota tiene unos riesgos mínimos al ser una de las más practicadas en el ámbito quirúrgico en todo el mundo.

Al contrario, conlleva múltiples beneficios como la prevención de tumores de mama la cual es una de las neoplasias más usuales en los animales, así como evitar la piometra (una de las enfermedades infecciosas más frecuentes).

4. Mito: Solo hay que esterilizar a las hembras

No es cierto, puesto que la esterilización es recomendable por igual para ambos géneros. A parte de los problemas anteriormente comentados, como la superpoblación o ciertas enfermedades, es beneficiosa en términos de carácter. Los machos tienen una mayor tasa de conductas agresivas en cuanto a la territorialidad y/o dominio y es positivo puesto que tantos los niveles de testosterona como de estrés se encontrarían disminuidos.

5. Mito: Es fácil encontrar lugares de acogida, la esterilización no es necesaria

Esta afirmación es completamente falsa. Muchas son las mascotas abandonadas cada año a las que, si sumamos a los animales callejeros, se traduce en una altísima superpoblación de los mismos los cuales no están atendidos.

La esterilización reduce drásticamente este problema puesto que muchas son las personas que afirman que la superpoblación se encuentra directamente relacionada con los criaderos, pero no es así. Éstos lo llevan a cabo de una forma mucho más regulada que las camadas realizadas en los hogares de manera no controlada.

6. Mito: La esterilización provoca mucho dolor a nuestra mascota

Es otro de los mitos que surgen alrededor de esta práctica. La operación se lleva a cabo con anestesia general como la mayoría de operaciones quirúrgicas y además se le suministran medicamentos para reducir al máximo las molestias que pudieran surgir.

7. Mito: El comportamiento sexual se ve afectado por la esterilización

 Lo que se encuentra afectado al llevar a cabo la operación de esterilización son los niveles hormonales (como los estrógenos y la testosterona) pero no el comportamiento en sí mismo.

Además, debemos de diferenciar la esterilización de la castración puesto que, con la primera, se mantienen los órganos sexuales así como el comportamiento sexual. En referencia a la castración, si estamos hablando de la extirpación de los órganos reproductores (útero y ovarios a las hembras y testículos a los machos) lo cual conlleva a otro tipo de afirmaciones.
La esterilización supone al final una cirugía más afable para nuestra mascota pues consiste simplemente en una ligadura de trompas para las hembras y para los machos de los conductos espermáticos.

Si bien es cierto, que muchos amantes de los animales concluyen que siendo altamente responsables no es necesaria la esterilización, para llevar a cabo una decisión deberían de tener en cuenta todo lo nombrado con anterioridad puesto que, en definitiva, muchos son los beneficios que conlleva la esterilización de nuestras mascotas tanto desde el punto de vista de salud para las mismas como para evitar la superpoblación.