Si hay un animal que no es comúnmente conocido por ser  un animal  doméstico pero que es de lo más tierno, ese es la cobaya.

Con el paso de los años las cobayas se han convertido en una compañía habitual en muchos hogares, antes incluso que tener un perro o gato.

El problema frente a esto es que muchas personas carecen de información sobre el cuidado de las cobayas, lo que puede traer problemas físicos como psicológicos en la cobaya.

Por eso es importante conocer bien a este animal si deseas tenerlo como mascota.

Para saber cómo cuidar bien a tu cobaya es necesario saber cuál es su alimentación, así que en este post vamos a hablarte sobre si tu cobaya puede comer pan o no. Porque no nos vamos a engañar, a todos nos gusta darle un trocito de pan a nuestra mascota.

¿Cómo es el sistema digestivo de las cobayas?

La cobaya es una especie que se clasifica como roedor herbívoro, además se caracterizan por eliminar el cecotrofo, que son heces compuestas de alimento no digerido que van a ingerir. Este proceso es importante que se lleve a cabo, ya que con ello consiguen cubrir necesidades de vitaminas B y C.

En cuanto a su sistema digestivo, las cobayas se caracterizan por tenerlo sensible y es muy probable que padezcan enfermedades digestivas. Causas como el estrés, los cambios repentinos en la dieta, la ingesta de cuerpos extraños o de pelo pueden repercutir en su tránsito intestinal y provocar gases.

También puede ser que surjan problemas gastrointestinales por la dentadura, ya que los incisivos como los molares les crecen de forma continua durante toda su vida. Para contrarrestar esto es necesario desgastarlos con una alimentación adecuada.

Por otro lado, pueden tener diarreas si consumen alimentos inadecuados, vivir situaciones de estrés o tener parásitos intestinales.

¿Pueden comer pan las cobayas?

Como ya hemos mencionado, las cobayas son animales herbívoros por lo que se alimentan de vegetación de diferentes tipos. Por eso, si tienes una cobaya debes basar su alimentación en los siguientes porcentajes: 70% de heno de hierba, 20% de verduras y fruta fresca y 10% de pienso para cobayas.

Por lo tanto, como podemos ver el pan no es un alimento esencial en la dieta de una cobaya pero tampoco es un alimento prohibido. Por lo contrario, el aporte de vitamina C si que es esencial en la cobaya ya que con él se evitan enfermedades como el escorbuto. Todos los alimentos que sean ricos en vitamina C deben estar en la dieta de la cobaya como col rizada, perejil, espinaca, tomate, kiwi o la naranja.

Los piensos que van dirigidos especialmente para cobayas ya cuentan con la cantidad adecuada de vitamina C, aunque deben conservarse de una forma adecuada para evitar que se degrade.  En relación con el pienso puede ser que a la larga le resulte pesado, por eso hay que disponer de heno.

Las cobayas desde que nacen tienen tendencia a desarrollar preferencias hacia determinados alimentos, lo que hace que denieguen por completo otro tipo de alimentos. Por lo tanto, si le damos diariamente pan puede ser que rechace otros que sean necesarios para su organismo.

En definitiva, las cobayas pueden consumir cereales pero es mejor ofrecerlos sin el procesamiento que supone la elaboración del pan. Además, el consumo de estos debe ser ocasional, como si de un premio se tratara.