Puede ser que alguna vez te hayas preguntado ‘’ ¿Por qué mi perro tiene mal aliento? O ¿Por qué le han cambiado de color los dientes? ‘’. También puede ser una señal que el perro tenga algo que le moleste en la boca, tenga las encías inflamadas o veas sarro en sus dientes. Todas ellas son signos de que tu perro tiene sarro.

Por eso es importante saber qué es el sarro, por qué se produce y cómo podemos evitarlo para así asegurar que vuestra mascota goce de una salud bucal excelente.

¿Por qué se origina sarro en perros?

El sarro aparece cuando se acumula placa bacteriana, lo que viene a ser acumulación de restos de comida en la superficie de los dientes. Estos restos se endurecen y se calcifican en la superficie dental que de forma progresiva van tornándose de color amarillo o marrón.

Para eliminar el sarro no es suficiente eliminarlo mediante un cepillado dental, ya que será necesario acudir a un veterinario para que proceda a realizar una limpieza dental. De esta forma se eliminará a la vez la halitosis canina (mal aliento en perros) que no es nada agradable.

Principales riesgos del sarro en perros

La principal consecuencia de tener una mala higiene bucal es el mal aliento en los canes, pero no es la única ni tampoco la más preocupante. El sarro en perros puede conllevar problemas de salud como:

  • Pérdida de piezas dentales y las molestias que conlleva.
  • Infección en las encías que también se conoce como gingivitis, que puede llevar a otra enfermedad conocida como periodontitis. En este caso, la unión entre diente y mandíbula se debilita. La gingivitis se puede tratar y es reversible. Sin embargo, la periodontitis no, ya que el tejido óseo que se haya perdido no se podrá recuperar. Por eso es muy importante prevenir la aparición de sarro en perros.
  • Infección en órganos vitales, sucede cuando la infección provocada por el sarro pasa al torrente sanguíneo. Esto supone un grave problema porque puede afectar al riñón o al corazón.

¿Cómo podemos prevenir el sarro en perros?

Principalmente es necesario seguir una rutina de limpieza y unas pautas diarias al igual que hacemos los humanos como las siguientes. Además son una serie normas que no necesitan demasiado tiempo y no son complicadas.

– Cepillado de dientes diario

Existen cepillos adecuados para perros y también pastas dentífricas especiales. El cepillado de dientes es el método más eficaz para eliminar la placa bacteriana, y así prevenir la posible aparición de sarro. Aunque puede ser que a tu mascota no le sea de su agrado ya que muchos canes no les gusta mucho que les cepillen los dientes.

– Alimentación

Si eres de los que piensa que cambiando la alimentación a un pienso grain free vas a evitar la aparición de sarro, estás equivocado. La comida, sea cual sea, siempre dejará restos en los dientes. Para tener un mejor control de ello es necesario proporcionarle una alimentación equilibrada, con un pienso de grano duro que ayude a eliminar restos adheridos cuando roza con la superficie del diente.

– Snacks dentales

Es una solución si a tu perro no le gusta que le cepillen los dientes, además es una alternativa fantástica porque también sirve como premio. Una forma de cuidar la salud bucal y de hacerle saber lo bien que ha hecho las cosas.

– Juguetes masticables

Puedes encontrar una extensa gama de cuerdas, pelotas y juguetes que fomentan la masticación y gracias a ello la formación de saliva.

Si tienes cualquier duda al respecto no dudes en preguntarnos. Un equipo de profesionales está a tu disposición para ayudarte en Hospital Veterinario Constitución.