En España hay cada vez más personas que tiene como compañeros de vida a perros y gatos, un vínculo que es muy querido y valorado, el bonito amor entre animales de compañía y personas. Pero hay un problema, pueden sufrir algún accidente en casa, perderse cuando se les pasea por la calle e incluso teniendo problemas con terceras personas, por ello se ve un incremento en el número de pólizas contratadas para poder asegurar a los animales domésticos.

Es cierto que la mayoría no tenemos conocimiento en este terreno de los seguros para animales domésticos, hablamos de los perros y gatos porque son los más comunes en los hogares españoles, por lo que a continuación vamos a resolver unas dudas muy comunes respecto a este tema.

¿Tengo la obligación de asegurar a mi perro o gato?

Hablando en términos generales, no es obligatorio asegurar a tu animal doméstico, pero hay excepciones. En el caso de los gatos, no hay obligación de asegurarlos en ninguna comunidad de España. Respecto a los perros, tan solo sería necesario tener un seguro para los perros de raza potencialmente peligrosa, aquellos que por determinadas características físicas (complexión robusta o mandíbula fuerte) deben de tener una licencia específica que será renovada cada cinco años, además de que el propietario del perro tiene que cumplir ciertos requisitos (no antecedentes penales o capacidad física y psicológica para tener uno de estos perros); el resto no sería necesario. Bien es cierto, que en la Comunidad de Madrid sí que es obligatorio tener una póliza aseguradora de responsabilidad civil para cualquier raza de perro.

Si decido asegurar a mi mascota, ¿debe de cumplir algún requisito para poder asegurarle?

En cuanto a requisitos sería necesario que tanto gatos como perros estén vacunados, censados y también identificados con el microchip. Son condiciones que en la actualidad, y por normal general, todo aquel que tiene perro o gato ya lo tienen de esta forma por llevarlo habitualmente al veterinario.

¿Cuánto me podría costar un seguro?

Tenemos que tener en cuenta que depende del tipo de cobertura que se requiera para la propia mascota, por lo que, igual que cualquier seguro, hay diferentes tarifas, desde la más básica cubriendo daños a terceros que puede llegar a los 30 euros anuales, hasta coberturas más amplias por accidente, robo o enfermedad que podría llegar a tener un importe de 280 euros al año.

Cabe aclarar, por ejemplo, que en la responsabilidad civil que cubre los daños a terceros, no arropa al propio dueño de la mascota, ni si quiera a la familia o personas que convivan con el titular del seguro.

A pesar de no estar obligados a tener asegurados a nuestras mascotas, se nos recomienda tener un mínimo de seguro que cubra básicamente la responsabilidad civil para así poder asegurar al propietario del perro o gato una seguridad ante la sociedad, ya que el poseedor del animal de compañía es el responsable civil de los problemas o daños causados, incluso de los daños que cause estando extraviado o se haya escapado del hogar.

Si eres una persona que suele viajar y además, tu principal compañero de viaje es tu mascota, es importante que sepas que de forma habitual las pólizas de los seguros suelen cubrir al animal en viajes vacacionales (de corta duración), siempre dentro de la Unión Europea.

¿Qué ocurre con los gastos por enterramiento?

Esto es una duda muy habitual, además de delicada por el tema que trata. Todos aquellos que tenemos mascotas en casa queremos la menor preocupación y dolores de cabeza en la situación de tener que sacrificar a nuestro perro o gato, por lo que esa tranquilidad nos la puede aportar el seguro que cubra los gastos por enterramiento y todo lo que conlleva.

De forma habitual, los seguros suelen cubrir el coste de sacrificio del animal, es decir, la eutanasia, y también la eliminación del cadáver. Todo ello debe de estar recomendado por la opinión profesional de un veterinario, ya que es quien nos recomienda una eutanasia apropiada para el animal, dependiendo de la enfermedad que tenga, si es adecuado o no realizarlo, y siempre pretendiendo evitar el sufrimiento innecesario para el animal por esa cura imposible.

En el caso de que contrate una póliza de mayor rango económico, ¿puede que cubra cualquier tipo de tratamiento veterinario que necesite mi mascota?

Como hemos indicado anteriormente, las coberturas dependerán de la póliza y la compañía que hayas elegido para tu perro o gato, pero de forma habitual hay exclusiones, por ejemplo, en los casos de necesidad de medicación para enfermedades hereditarias y congénitas, o cualquier tipo de enfermedad que haya podido obtener el animal antes de contratar el seguro. Por norma general, la medicina preventiva está siempre excluida, pero también puede ocurrir en ciertas pólizas o dependiendo de la franquicia, que después de pasar seis meses desde la fecha de contratación del seguro, que se le pueda otorgar el derecho a una intervención quirúrgica.

 

Esperamos que os haya sido de ayuda esta resolución de dudas principales que nos surgen a todos a la hora de pensar en un seguro para nuestro perro o gato. Pensando siempre lo mejor para ellos, dándoles los mejores cuidados y mimos.