El sentido del olfato de los perros se encuentra altamente desarrollado si lo comparamos con el resto de especies. En concreto, llegan a tener 350 millones de receptores olfativos cuando una persona puede tener 5 millones.

Éstos pueden detectar desde todo tipo de drogas, explosivos, hasta diversas enfermedades como por ejemplo la malaria.

Dentro de la situación de pandemia mundial en la que nos encontramos actualmente debido al Covid-19, muchas son las personas que se preguntan si los perros, adiestrados de manera correcta, podrían detectar el coronavirus.

La respuesta a todo esto es que, durante el confinamiento, se han realizado diversos estudios con un alto grado de posibilidad. Uno de ellos, de la Universidad de Helsinki en el cual han podido concluir de manera positiva esa capacidad para la detección del Covid-19.

Estos perros, consiguieron detectar y diferenciar muestras de orina de pacientes con coronavirus de personas sanas.

Pero, aunque bien estos animales son capaces de hallar ese olor característico, se desconoce que es lo que lo provoca por lo que todavía tienen que continuar con ese estudio.

Anu Kantele, profesora de dicha Universidad afirmó: “Sin embargo, hay muchas cosas que todavía deben de verificarse y volver a comprobar antes de que podamos llevar la detección de olores a la práctica normal. Volveremos a evaluar a los perros, introduciéndolos en un mayor número de muestras de pacientes que tienen un resultado de coronavirus positivo o negativo.
Algunas de las muestras negativas serán saludables, mientras que otras tendrán, por ejemplo, otras enfermedades respiratorias”.

Por lo que, aunque resulta muy prometedor, todavía hay que ser pacientes con este hallazgo, y esperar los últimos resultados de las pruebas oportunas.

Los Super Six: el equipo de perros que está dando de que hablar

Otro grupo de perros en proceso de entrenamiento, se encuentra en Reino Unido (formados por cocker spaniel y labradores). Son conocidos por haber detectado diversas enfermedades utilizando su olfalto y está previsto que sean capaces de detectar el Covid-19 de manera precisa en menos de un segundo y así complementar las pruebas y los test rápidos.

Además del olor característico de la orina, son capaces de averiguar los cambios de temperatura en la piel, lo que se traduce en la detección de las personas que tienen fiebre.

Sin embargo, el objetivo a largo plazo de este hallazgo es también la detección de los pacientes asintomáticos. Con ello, la reducción en costes de medios para la detección del Covid-19 sería importante. Además, el perro en cuestión no estaría en contacto directo con el paciente, si no que olería el aire existente alrededor de la persona evitando cualquier tipo de contagio.

Si toda esta investigación resultara exitosa, se trabajarían con estos perros entrenados en aeropuertos para poder detectar a las personas portadoras del coronavirus con mayor precisión y de esta manera, prevenir los posibles contagios.

¿Cómo realizan dicha detección?

Las enfermedades producen compuestos orgánicos volátiles, una característica determinante la cual el perro es capaz de detectar o, dicho de otra manera, buscan el componente químico de la enfermedad.

Para llevarlo a término, los canes son entrenados a lo largo de tres semanas mediante la exposición de muestras de saliva y orina las cuales contienen el coronavirus. Tras este periodo, se concluirá la efectividad de los estudios.

Además, lo relevante de todo esto, es que no tiene porqué estar muy desarrollada la enfermedad para que pueda detectarla. Si no que, en etapas tempranas, tienen la habilidad de hallarla incluso antes de que los análisis médicos puedan hacerlo lo que se traduce en un beneficio altísimo para los pacientes y para los costes sanitarios.

Además de los estudios nombrados con anterioridad, en Estados Unidos (concretamente en la Universidad de Pensilvania) se están llevando a término otras investigaciones similares.

Este centro, lleva varios años estudiando si los perros logran detectar enfermedades como el cáncer de ovario o la diabetes.
Si dicho estudio resulta favorable, comenzarán a trabajar con los mismos a partir del mes de julio.

Con todo ello podemos concluir que, gracias a nuestro mejor amigo, en cuestión de pocos meses contaremos con un recurso más, económico y fiable para paliar el contagio por Covid-19.