Existen multitud de razas caninas, cada una con sus propias características. Pero además, dentro de estas razas, pueden haber algunas variantes como es el caso del Bulldog. Esta raza, es originaria de Gran Bretaña y fue un perro de peleas durante el siglo XVII. Más tarde, cuando dichas prácticas fueron prohibidas se empezó a criar una variante de esta raza, algo más dócil: lo que sería el Bulldog inglés.

Podemos distinguir entre tres tipos diferentes de Bulldog: el francés, el inglés y el americano. Más allá del nombre que hace honor a su lugar de procedencia, son varias las características que los hacen diferentes entre ellos:

Uno de los tipos de Bulldog más conocido y más de moda que hay en la actualidad es el Bulldog francés.

Dentro de sus características físicas, puede pesar hasta 14 kilogramos y medir entre 25 a 30 centímetros.

Es corporalmente compacto y fuerte con orejas puntiagudas (muchos las comparan con las de los murciélagos) y una cola pequeña.

En cuanto a su carácter, cabe destacar que es una raza muy alegre, sociable y afable.

Es ideal para tenerlo en casa puesto que no exige largas caminatas, aunque si sería muy recomendable que se ejercitase por lo menos 1 hora al día ya que estos animales suelen sufrir de sobrepeso.

Además, es un perro muy familiar, les encanta estar rodeados de gente y sobretodo jugarán con los niños. Son muy fieles a sus amos, siempre están pendientes de ellos y les encanta acompañarlos a todas partes.

Es por este motivo, que en ocasiones pueden experimentar ansiedad por separación cuando su dueño no está en casa precisamente por esa alta demanda de atención que necesitan.

Bulldog Inglés: esta raza proveniente de Reino Unido, mide entre unos 30 a 40 centímetros de estatura y suele pesar unos 25 kilogramos.

A pesar de su apariencia fuerte, robusta y furiosa, en realidad es un perro simpático y muy sociable.

En la actualidad, tiene una apariencia distinta a lo que fueron sus inicios por haber sido cruzado con otros perros como el pug.

A diferencia de otras razas, son perros muy tranquilos, no generan ningún tipo de alboroto, ni tampoco demuestran esa ansiedad por moverse y salir de casa como otros perros.

Se caracteriza físicamente por una cabeza voluminosa, pecho ancho, hocico corto y patas no muy largas.

A diferencia del Bulldog francés, las orejas de este can no son puntiagudas hacia arriba si no pequeñas, finas y caídas. La cola, también pequeña, se pliega hacia abajo en su final.

Son animales sensibles al calor, por lo que en este periodo de altas temperaturas se recomienda que no den paseos muy largos.

Debido a su estructura facial, son perros que suelen tener problemas respiratorios, provocando ronquidos y dificultad para respirar.

En cuanto al adiestramiento, es un perro en ocasiones un poco terco si las “demandas” del dueño no tienen mucho sentido para él. Pero realmente es una raza predispuesta a aprender y resulta fácil de educar. También es un perro que no te traerá problemas, siendo muy sociable incluso con otros canes.

En cuanto al Bulldog americano, éste tiene su origen en el sureste de Estados Unidos.

De los tres tipos de Bulldog existentes, es el más grande de todos. Puede llegar a pesar unos 55 kilogramos y mide unos 70 centímetros.

Al igual que el resto de Bulldogs, son perros muy cariñosos y sociables, simpáticos, inteligentes y leales.

Físicamente, es un perro entre mediano y grande con una cabeza ancha y complexión robusta. Respecto sus orejas, son medianas y generalmente caídas.

El cuello es musculoso y fuerte, así como las extremidades traseras y delanteras.

Está considerado como un perro guardián debido a su fuerte sentido territorial y fidelidad por sus dueños. Esto conlleva a que, si no se le ha adiestrado y educado bien desde el principio, aprendiendo a socializar, podría ser conflictivo con desconocidos u otros canes.

Asimismo, es un perro cazador y este sentido e impulso de presa, puede derivar en intentar cazar otros animales más pequeños que podamos tener en casa, por lo que habrá que tener cuidado en este sentido.

A diferencia de sus compañeros (el inglés y el francés), el Bulldog americano si necesita ejercitarse a diario y dar largos paseos puesto que es un perro mucho más activo.

Cabe decir que además, existen dos tipos de Bulldog americano: el americano estándar el cual es más ligero, y el tipo “bully” que son más pesados.

Sea cual sea el tipo de Bulldog, es una raza que enamora por su sentido del humor y sus gestos faciales, su pequeña torpeza y por ser extremadamente cariñosos.

Y tú, ¿qué tipo de Bulldog prefieres?