Daremos en este artículo algunos consejos prácticos sobre como preparar a nuestra mascota para las vacaciones. Si prestamos un mínimo de atención, nos ahorraremos muchos problemas y será casi como llevar al veterinario con nosotros.

Consejos para pasar las vacaciones con mascotas

En primer lugar debemos decidir si lo vamos a dejar en una residencia o nos lo vamos a llevar de viaje. Hay residencias muy buenas en nuestra comunidad, tanto para perros como para gatos, pero antes de llevarlos deberemos desparasitarlos tanto por dentro como por fuera. También resulta de gran importancia la vacunación, ya que en la residencia se va a encontrar con muchos otros animales de los que no conocemos su estado sanitario y siempre existe el riesgo de que puedan transmitir alguna enfermedad a nuestro animal.

En caso de que decidamos llevárnoslo, debemos tener en cuenta que hay muchos animales que se marean en los viajes. Para evitar esto, nuestro veterinario nos aconsejará sobre la medicación más adecuada para nuestro perro o gato. En el caso de las aves deberemos medicarlas previamente con gotas antiestrés en el agua de bebida.

Si viajamos en coche debemos llevar al perro en la parte posterior, separado del resto del automóvil por una red o cualquier otro tipo de barrera que no permita la entrada del animal en el compartimento donde viajan las personas. En el caso de los gatos o perros miniatura, lo mejor es acondicionarlos en una cesta cerrada pero con abundante ventilación, y las aves las transportaremos en su jaula tapada con alguna tela, evitando que los rayos del sol incidan directamente sobre la misma. No olvidemos que de no llevarlos en condiciones, pueden ponernos una multa si nos paran en la carretera. Asimismo es muy conveniente parar cada cierto tiempo para que beban algo de agua y realicen sus necesidades fisiológicas, pero en caso de dejarlos dentro del coche, dejémoslo siempre a la sombra y con las ventanillas algo abiertas ya que de lo contrario pueden sufrir una enfermedad denominada «golpe de calor» y que terminará con su vida en pocas horas si no encontramos un veterinario.

En caso de que viajemos en tren, avión e incluso en algunos barcos, si el animal es pequeño, podremos llevarlo con nosotros como «equipaje de mano», pero si es grande alquilaremos una jaula o transportin adecuado y viajarán en el compartimento de los equipajes. Dejémosle siempre agua abundante pero no comida, ya que podría provocarle vómitos.

Al llegar a nuestro lugar de destino, no es conveniente cambiarles la alimentación de forma brusca, ya que ello provocará gastroenteritis. Si no podemos encontrar con facilidad la comida habitual en nuestro lugar de vacaciones, es mejor llevársela de casa.

Si vamos a pasar las vacaciones a un hotel, asegurémonos primero de si admiten o no animales. En casi todas las guías ya figuran los hoteles que los admiten y los que no.

De todos modos, al llegar a nuestro lugar de destino, preguntemos sobre la Clínica Veterinaria más próxima o tengamos localizado por si las moscas el teléfono de urgencias de los veterinarios de la zona. Siempre sabrán solucionar nuestros problemas como auténticos profesionales.

Y recuerde que si necesita cualquier tipo de ayuda para la tramitación de la exportación de un animal, desde nuestra clínica veterinaria tenemos un servicio de certificados oficiales de exportación de animales a su disposición.