Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre por su amor incondicional y fidelidad y como nuestro compañero de vida que es, nos encargamos de todos sus cuidados y necesidades. ¿Sabías que junto a los gatos, las vacas y los caballos es el animal que más visitas médicas recibe? En Anicura Constitución contamos con un centro de rehabilitación para perros.

Enfermedades óseas más comunes

Como en el resto de especies, sufre algunas enfermedades muy comunes entre las que se encuentran:

  • La artritis. El 20% de perros mayores de 10 años sufre esta enfermedad que ataca a su estructura ósea mediante la inflamación de las articulaciones y puede llegar a ser muy dolorosa puesto que incrementa con el paso del tiempo.
  • Raquitismo. Afecta por lo general a los cachorros a causa de falta de vitamina D que debilita y suaviza los huesos.
  • Panosteitis. Esta enfermedad tan poco conocida por su nombre se trata de una cojera intermitente dada en perros jóvenes.
  • Displasia de cadera. Esta dolencia ósea y articular es la más común en canes de raza mediana y grande y consiste en una mala cohesión entre la cadera y la cabeza femoral haciendo que se desplacen de su lugar natural.

Cuando nuestra mascota sufre alguno de estos problemas, al igual que cualquier otro, recurrimos a centros profesionales para que le ayuden a superarlo o a poder reducir los dolores.

En muchos casos, los centros de rehabilitación para perros son útiles para mejorar su calidad de vida cuando la funcionalidad de nuestra mascota se ve reducida o perdida bien sea por causas neurológicas, óseas o musculares. Además, también nos permite prevenir lesiones del aparato locomotor y alteraciones orgánicas o del sistema nervioso.

A día de hoy la fisioterapia y rehabilitación veterinaria han tomado fuerza en este sector y se ha asentado como un pilar básico de la neurología y traumatología animal sirviendo como punto de ayuda a la cirugía y farmacología. Y es que gracias a ella podemos, como ya hemos dicho, disminuir el dolor y la inflamación, ganar resistencia cardiovascular y potenciar la musculatura, retrasar la atrofia, ayudar a la propiocepción, el equilibrio y la coordinación, incrementar la velocidad de la cicatrización y mejorar la función e independencia en sus actividades cotidianas.

Centro de rehabilitación para perros

Después de una cirugía en la que nuestro perro ha sufrido un cambio, necesita un tiempo de adaptación, cicatrización y acomodación y cuanto más le ayudemos, más fácil será para él.

Entre las cirugías más comunes que se realizan en las clínicas veterinarias son:

  • Las cirugías traumatológicas por fracturas o luxaciones.
  • Operación de cataratas.
  • Esterilización o castración.
  • Obstrucción intestinal.
  • Cirugía de hernias.

También hay que tener en cuenta que existen varios tipos de rehabilitación dependiendo del foco de la enfermedad, normalmente se clasifican en dos modalidades de terapia:

  • Terapia pasiva. Dentro de la cual encontramos la termoterapia, la electroestimulación, los ultrasonidos, las ondas de choche… o terapias manuales como estiramientos y masajes. Se trata de una terapia en la que el perro no tiene que ejercer ningún movimiento voluntario.
  • Terapia activa. Por lo contrario, en este tipo de tratamientos el animal tiene que activar su construcción muscular mediante la movilidad.

Es por ello que desde el Hospital Veterinario Constitución recomendamos que en estos casos se acuda a un profesional para que diagnostique debidamente el problema de nuestro amigo y encuentre el mejor tratamiento en el centro de rehabilitación para perros. De igual modo, que las instalaciones estén totalmente equipadas y cuenten con un equipo completo.

Pero ¿Qué puedo hacer desde casa?

La obesidad y el peso pueden afectar tanto a la recuperación de una lesión, como a la movilidad del animal y la inflamación de algunas partes del cuerpo. Por ello, es importante que controlemos su peso.

También tenemos que prestar atención a que duerma en una superficie blanda para evitar un choque fuerte entre su cuerpo y el suelo duro, que sus articulaciones estés lejos del frío y la humedad y evitar que se acerque a superficies resbaladizas en las que pueda hacer un mal gesto tanto muscular como óseo.

Sin embargo, lo más esencial y beneficioso para nuestro can será el cariño y el tiempo que le podemos ofrecer y dedicar motivándole a mejorar.