Existen diferentes tipos de hernias en gatos, estas dependen de la situación y de la salud de ellos. Si no se tratan podrían llegar a traer consecuencias muy negativas para estos animales.

¿Qué es y cómo se puede desarrollar?

Una hernia es una protrusión parcial o total de un órgano, es decir, es cuando un órgano se desplaza de su ubicación normal o se mueve más de lo debido.  Esto puede producirse tanto por causa natural como por algún tipo de patología.

Normalmente suelen producirse en la zona abdominal, pero hay tipos que también pueden afectar a la columna vertebral, piernas o genitales.

Tipos de hernias en gatos y sus síntomas

  1. Hernia diafragmática

Afecta al diafragma, un músculo encargado de separar la cavidad torácica de la abdominal, siendo muy importante para la correcta respiración. Si los órganos abdominales pasan a la cavidad torácica, se puede producir una presión sobre los pulmones, dificultando así la respiración.

  • Síntomas: dificultad respiratoria y rápida respiración
  1. Hernia inguinal

Se produce cuando no se cierran totalmente los anillos inguinales de la cavidad abdominal. Esta hernia en gatos provoca la salida del intestino, grasa u otros tejidos a través de una apertura, por donde pasa el cordón espermático, en el caso de los machos, o el ligamento redondo del útero, en el caso de las hembras. Normalmente suele producirse de forma hereditaria.

  • Síntomas: hinchazón, dolor, molestias en la zona de la ingle e incluso vómitos y anorexia.
  1. Hernia perineal

Suele ocurrir cuando se produce una rotura o se debilita la pared muscular de la zona pélvica. Ello puede causar que, además de la grasa abdominal, ciertos órganos como el intestino, la vejiga o la próstata, entren en la región perineal. Si esto ocurre se podría producir un estrangulamiento de la circulación, poniendo así en riesgo la vida el felino. Por lo general suele afectar a gatos mayores y machos no castrados.

  • Síntomas: hinchazón de las zonas perianales, estreñimiento, incontinencia urinaria, dolor abdominal o anorexia.
  1. Hernia umbilical

Esta hernia en gatos se da en el cordón umbilical que tienen las crías en el proceso el embarazo y del parto. Si se corta el cordón umbilical y no cicatriza de forma correcta, queda una abertura por la que puede llegar a salir la grasa abdominal o las asas intestinales.

  • Síntomas: abultamiento en la zona del ombligo de las crías de gato. Puede cicatrizar solo, o provocar problemas de salud, como la estrangulación de los órganos y vísceras.
  1. Hernia discal

Dicha hernia en gatos es una de las que puede provocar daños más graves en los pacientes, ya que puede causar enfermedades degenerativas. Afecta a los discos intervertebrales de la columna, o dicho de otra forma, a los amortiguadores cartilaginosos que se localizan entre las vértebras. Si se produce un desgarro, puede provocar la compresión de la medula espinal.

  • Síntomas: dolor y signos neurológicos como la parálisis del tercio posterior, incontinencia urinaria, incoordinación de movimientos o flacidez de la cola.
  1. Hernia post-esterilización

Se puede producir a veces, en gatos que han sido recientemente esterilizados. Se conoce también como hernia ventral. Afecta a la zona de incisión en la esterilización de las hembras y depende de su tamaño. Es provocada por un error técnico, como una cicatriz de tamaño inapropiado.

  • Síntomas: dolor e hinchazón en las zonas perianales.

Tratamiento de las hernias en gatos

El tratamiento siempre dependerá del tipo de hernia que tenga el gato, de la gravedad y de la propia salud. En el caso de no ser demasiado graves, pueden ser tratados con fármacos, fisioterapia y rehabilitación. Pero, si se trata de una situación más complicada, se requerirá un tratamiento quirúrgico para proceder  a la colocación de los órganos y restablecer la anatomía el gato.