Con el título de esta conocida banda de pop británico de los 80, os contaré algunas curiosidades sobre los gatos que os ayudarán a comprenderlos mejor y seguro que no dejarán de asombraros.

  • Nunca invitéis a un gato a una chocolatá. Los gatos tienen un sistema de digestión muy particular que hacen que sustancias tan normales para nosotros como el chocolate les puedan resultar tóxicas. Del mismo modo ocurre con la aspirina, que puede llegar incluso a matar a un gato con darle sólo una.
  • Si se han de caer, cuanta más altura mejor. Es verdad que la curiosidad les puede matar. Están acostumbrados por su gran agilidad a caminar por los marcos y alfeizares de las ventanas, pero cualquier despiste o falta de equilibrio puede hacerles caer al vacío. Hay diversos estudios que demuestran que sufren menos daños cuando caen desde los pisos 3º a 10º que desde pisos inferiores. La razón: cuanto mayor es la distancia al suelo, más tiempo tienen para adoptar una postura que amortigüe el golpe.
  • Gatos blancos con ojos azules: ¿qué bonicos?. Pero no se lo digáis muy alto, al fin y al cabo no os van a escuchar. La gran mayoría sufren una sordera de nacimiento que va asociada al color. De hecho los gatos con un solo ojo azul son sordos solo del oído del mismo lado del ojo azul. Sin embargo esto no ocurre en gatos de ojos amarillos.
  • No quedéis con un gato a comer si no queréis llegar tarde a una cita. Los gatos comen de media unas 14 veces diarias, eso sí, en poca cantidad. Por eso hay que dejarles todo el día la comida puesta y ellos van yendo y viniendo cada vez que tienen hambre.Total, ¡no tienen otra cosa que hacer! ¿verdad?.
  • Mantened bien limpia y cuidada la casa, al fin y al cabo es de ellos. Los gatos tienen un sentido de la territorialidad muy desarrollado y consideran la casa en la que viven de su propiedad, con lo cual no los enfadéis con ellos si no os queréis ver de patitas en la calle.
  • Mi gato se afila las uñas en el sofá. ¿Se estará haciendo la manicura?. Nada más lejos de la realidad, no son tan presumidos. Los gatos no quieren afilarse las uñas sino dejar el olor de sus patas en el sitio que ellos decidan de la casa, que normalmente suele ser en un sofá y de arriba abajo para que el olor se extienda a una mayor superficie. Esa necesidad de marcar su territorio hace que también los machos se orinen en distintos lugares de la casa, razón por la cual se les castra. ¿Será cuestión de hacer lo mismo con la gente que va marcando con orina las esquinas en las noches de verbena en nuestra falla?.
  • Son de lo mas aseados, cada vez que comen se limpian las manos con la lengua. Y tanto, como que se piensan que les va la vida en ello. Lo hacen por un instinto ancestral de supervivencia. Antiguamente los gatos cazaban sus presas y se las comían ayudándose con las manos, cosa que todavía hacen los gatos callejeros. El limpiarse después es para que sus enemigos no puedan seguirlos por el olor a comida que desprendan. ¿ingenioso verdad?.
  • Si quieres contarle confidencias, mejor si eres mujer. Los gatos reciben los sonidos agudos como agradables y los graves como desagradables, por eso responden mejor a la voz femenina que a la masculina, ya que ellas tienen un tono más agudo.
  • Si se te va la luz en casa, no te preocupes por el gato. Solo necesitan 1/6 de la luz que necesita el hombre para ver. Además en sus retinas existen un mayor número de unas células llamadas bastones que están especializadas en la visión nocturna. Por lo tanto en un apagón, ten cuidado no te tropieces con él, pero seguro que él no se va a tropezar contigo.
  • Las gatas no desperdician sus energías en ovular sin sentido. Sólo lo hacen cuando el macho las monta, razón por la cual los machos tienen unas espinas en el pene para estimular la vagina y con ello la ovulación. ¡sin comentarios, que sois muy mal pensados!.
  • Pero aquí viene la desventaja: una de las enfermedades más frecuentes en los machos es la presencia de piedras en la orina que les obstruye la salida y no pueden orinar. Cuando esto ocurre, se les realiza una intervención quirúrgica que consiste básicamente en cambiarles el sexo, es decir, se les amputa el pene y se les construye una vagina más ancha para que puedan orinar.
  • ¿Quieres vivir más? Olvídate de los antioxidantes y las cremas antiarrugas y pon un gato en tu vida. Hay numerosos estudios que demuestran que los dueños de gatos viven más tiempo. La razón es que las manifestaciones afectivas del gato hacia el dueño y viceversa alivian el estrés y disminuyen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca del propietario. Ya veis, se vive mejor con ellos mejor que con algunas parejas.